AVISO

Este fic contiene especulación y recreación de hechos del pasado y mucha ficción. Todos los personajes y lugares pertenecen a G.R.R. Martin, excepto los creados por mí.

lunes, 13 de mayo de 2013

Capítulo 6


            Fueron charlando durante todo el camino de regreso. Petyr parecía muy interesado en todas las historias que Rashara le contaba. Ella nunca se había planteado la posibilidad de que su vida fuera algo que despertara ningún tipo de interés en nadie. Viendo la cara del muchacho cuando hablaba de Desembarco o Altojardín, se dio cuenta de que las cosas que le narraba eran totalmente nuevas para él. Le preguntó cómo era la capital, si hacía calor allí, si había visto al Rey Costra, si era verdad que en Altojardín las flores crecían por todos lados… Sin embargo, él no dijo nada sobre dónde estuvo antes de regresar a Los Dedos ni por qué había estado alejado de su hogar. En cierto modo, era un misterio para Rashara.

            Se despidieron en los establos y quedaron para el día siguiente. Petyr  prometió enseñarle a leer y escribir, aunque eso iba a llevar bastante tiempo. Rashara era espabilada y confiaba en que aprendería rápido y así se lo dijo. Se dieron la mano y Petyr subió a sus habitaciones. Ella se encargó de los caballos y dirigió sus pasos hacia su casa. Vivía en una construcción dentro del recinto. Entró a la habitación que hacía las veces de cocina y comedor. Era la hora de comer y su madre se esmeraba entre los escasos pucheros. La estancia olía bastante bien. «¡Hola, madre, ya estoy aquí, lista para probar otra de tus exquisiteces culinarias!» Ryene no se volvió como siempre hacía, sino que bajó la cabeza y apoyó las manos sobre el poyo. «¿Qué pasa, madre? Me estás asustando.» Su madre se giró. Tenía los ojos enrojecidos, como si hubiera estado llorando. «Rashara, no vuelvas a salir del recinto, ¿me oyes? Los bosques no son seguros.» La chica no entendía nada. No era la primera vez que se alejaba del lugar y su madre lo sabía. «¿Cuál es el problema ahora? Llevo una pequeña espada para defenderme en caso de que hubiera algún peligro.» Intuía que había algo más que una simple preocupación por lo que le pasara en los bosques. «Me han dicho que has regresado con el hijo de Lord Baelish. Ibas hablando con él como si fuerais amigos. Incluso te han visto reírte y darle un golpecito en el hombro.» Rashara se quedó callada. ¿Qué tenía eso de malo? Ryene siguió con su discurso. «Recuerda que tú eres sólo un mozo de cuadras y él un Baelish. No te tomes confianzas y ni dejes que él se las tome contigo. Lo digo por tu bien.»

10 comentarios:

  1. Uyyyy, aquí me huelo algo muy malo...

    ResponderEliminar
  2. Well, good to say that by her mom, but I think that Reyene isn't a lot nice with her daughter...
    I wanna know more now, Rashara likes him and maybe he could start to like her, an hard story, he is the lord... can't wait!

    Dora.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rashara is clever, don't worry, hahaha.

      Eliminar
    2. Yeaaah I'm more than happy about it :p

      Dora.

      Eliminar
  3. Hay me chocan esas trabas, puedo entender la preocupación de su madre, no por nada ha vivido más, solo quiere aconsejar a su hija porque sabe en sus adentros el peligro que es para ella el joven Petyr, pero tampoco veo nada de malo en su relación, parece que las cosas no serán fáciles para estos nuevos amigos. Gracias Athena, me está gustando mucho la historia, felicidades.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En efecto, su madre tiene más experiencia ;)

      Eliminar
  4. Pobre... No serán hermanos? O a ella la hicieron algo malo? Dudas, nervios... Más!!!!!!

    Cristina.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, emoción, intriga, dolor de barriga... :P

      Eliminar
  5. Mmmm... interesante reacción la de la madre... qué oculta???
    Ya me voy a leer enseguida... necesito saber qué sucede...
    Xim a cuerda

    ResponderEliminar