AVISO

Este fic contiene especulación y recreación de hechos del pasado y mucha ficción. Todos los personajes y lugares pertenecen a G.R.R. Martin, excepto los creados por mí.

sábado, 18 de mayo de 2013

Capítulo 11


Petyr estaba decidido a superar su problema con la espada. Al día siguiente se encontró con Rashara en el establo y le pidió un caballo para la tarde, insistiendo en que la silla llevara un alfiler. Ella le había contado lo del nombre en clave que usaba con Tonel. La cita estaba concertada pero conforme se acercaba el momento se iba poniendo más nervioso. Se armó de valor y cabalgó hasta el bosque.

            Ella ya estaba allí haciendo sus ejercicios con la espada. Petyr desmontó y se quedó mirando embobado a la chica. A pesar de su apariencia masculina y su falta de modales refinados no dejaba de ser una muchacha. Era todo lo contrario a Cat: castaña oscura, con el pelo corto y lacio, piel ligeramente bronceada y los ojos negros. Sólo se parecían en la edad y en la altura. Él era más bajo que ambas. Recordó el apodo que le puso Edmure, Meñique, y que tan popular se hizo en Aguasdulces. Lo odiaba porque encerraba una gran verdad. Se pasó la mano por el pelo para quitarse esos desagradables pensamientos de la cabeza.
Rashara abrió los ojos una vez que terminó su entrenamiento. «¡Ya estás aquí! Venga, ahora te toca a ti», le dijo ofreciéndole el arma. Petyr se levantó del suelo y tomó aire profundamente. «Llegó el momento y no me puedo negar ¿verdad?», preguntó entre risas. La chica fingió enfado. «Para nada. Eres mi alumno y puedo ser temible si te castigo, jajaja.» Él cogió la espada con decisión, pero sin saber qué hacer a continuación. Rashara le tocó el brazo para corregirle la posición de guardia al tiempo que le pasaba una mano por la cintura y se colocaba detrás de él. Se sentía ridículo a merced de una mujer, pero la dejó hacer. Cuando se separó de él, Rashara estaba muy concentrada, con los labios apretados y el ceño fruncido. «Muy bien. Ahora cierra los ojos y haz lo que yo te diga.» Esa frase le recordó al beso que le robó a Cat. Allí estaba ella en el Bosque de Dioses de Aguasdulces, esperando cualquier cosa menos un beso suyo. El guantazo que le dio le dolió más que la herida infligida por Brandon Stark. «Escucha los sonidos, pon atención a tu respiración, a los latidos de tu corazón… Concéntrate en ti mismo.» Petyr dejó la mente en blanco, borrando la imagen de Cat. Sólo oía la voz de Rashara. «Conviértete en el bosque… ahora eres el bosque. Nadie puede verte ni oírte. Eres invisible.» No acertaba a saber por qué, pero empezaba a sentirse poderoso. El arma, que sujetaba con firmeza, era una extensión de su brazo. Era invencible, fuerte, un hombre y no un niño destrozado por las penas de amor. Era Petyr Baelish de Los Dedos, capaz de hacer todo lo que se propusiera. El pecho le subía y bajaba al tomar y soltar aire. Respiraba con profundidad, notando cómo los aromas del bosque entraban y salían de su cuerpo. Perdió la noción del tiempo mientras Rashara seguía hablando, dándole indicaciones. Después se quedó callada y al final le dijo que abriera los ojos. «¿Cómo estás?» ¡Estaba mejor que nunca! «No sé qué has hecho, pero te aseguro que no soy el mismo. ¡Eres fantástica!» Sin pensarlo, le dio un fuerte abrazo y un beso en la mejilla. La muchacha se quedó rígida por la sorpresa, aunque después le devolvió el abrazo, pero no el beso. «Bueno, bueno, han sido demasiadas emociones por hoy. Creo… que debemos volver», dijo apartándolo.  Cogió su caballo y se adelantó hacia el castillo al galope.

12 comentarios:

  1. Vaya, parece que Petyr ya no teme coger una espada. Y estos acercamientos, aunque son la mar de inocentes, van cada a vez a más.

    "Estaba muy concentrada, con los labios apretados y el ceño fruncido." Aquí va a haber lío, lo presiento, jajaja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estaba deseando que lo leyeras :3 Espero que te haya gustado ese momento final :)

      El fruncimiento tenía que salir por algún lado, jeje...

      Eliminar
  2. Madre mía, estos dos están cerca de que tengan tema. Petyr empieza a pensar más en Rashara y ya le ha dado un beso. Lo del fruncimiento de ceño me ha recordado a cierto Señor que ya conocemos, jajaja. Me ha gustado mucho.

    Julia Stark

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un besito inocente... :3

      Lo del ceño es algo que Kahlan89, Elora y yo quedamos en poner en nuestros fics, jajaja.

      Gracias por comentar.

      Eliminar
  3. Que linda escena jeje, a estas alturas no veo nada más que una pura amistad entre Rashara y Petyr, se ayudan y apoyan, me alegra porque le hacía falta esa clase de afecto a nuestro amigo.
    Me fascinan cada que van al bosque, siento que hay más paz y serenidad, gracias por al capítulo Athena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Rashara ha sido de mucha ayuda para Petyr :3

      Eliminar
  4. Oh lovely him! he can't control himself and he hugs and kisses her! oh well..it was more a friendly hug...maybe going on...hope!
    And he feels better! ohhhh, so cute! he felt free! <3

    Dora.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. We will see what happens with that hugh and kiss ;)

      Eliminar
  5. Amé el capítulo... que maravillosa descripción de sensaciones...
    Xim a Cuerda

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias por todos los comentarios que has ido haciendo en cada capítulo. Me alegro un montón de que el fic te esté gustando, tanto la historia como la manera de contarla. Espero que se mantenga tu interés y que lo disfrutes leyendo tanto como yo lo he hecho escribiendo esta ficción.

      ¡Saludos!

      Eliminar
  6. Ese ceño fruncido que no me falte que cada vez que lo leo me arranca una sonrisa. Me voy a por el siguiente, es lo bueno de saltarte algunos, que luego te lo lees de tirón y tu emoción va a más un rato seguido. Eres un libro. Muak.

    Cristina.

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar